Contra la pérdida y el desperdicio de alimentos

Cereal quemado dentro de silo

Uno de cada tres alimentos que se producen en el mundo termina en la basura. Según datos de la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, cerca del 14% de los alimentos producidos se pierden entre la cosecha y la venta minorista.

Además, se desperdicia alrededor del 11% de la producción de alimentos en los hogares, el 5% en los servicios de comidas y un 2% en el comercio al por menor. 

Datos muy alarmantes, ¿verdad?

Está claro que tenemos un problema y que nuestros sistemas alimentarios deben mejorar para ser sostenibles y resilientes. 

Hoy, 29 de septiembre, se celebra el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, una fecha simbólica con una clara intención: establecer medidas e innovar para frenar el derroche alimentario.

Reducir la pérdida de alimentos, un problema ambiental y un reto para Gescaser

Cuando se pierden o desperdician alimentos, también se desaprovechan muchos de los recursos utilizados para su producción, como el agua, la tierra, la energía y la mano de obra. Y es que, la pérdida de alimentos tiene efectos negativos para la seguridad alimentaria y es un grave problema ambiental (se calcula que el desperdicio de alimentos es responsable del 8% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero).

Por todo ello, en Gescaser afrontamos el reto de reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos como una oportunidad para trabajar de manera más ética, eficiente y sostenible. 

Con nuestros sistemas de control de temperatura, en Gescaser innovamos a diario para conservar la calidad de los cereales y frutos secos, alimentos imprescindibles dentro de la cadena alimentaria, y frenar la consecuente disminución de precios que afecta directamente la economía de agricultores y productores.

El papel de la industria alimentaria y los fabricantes de cereales

Para reducir el desperdicio de alimentos, la industria alimentaria tiene un papel clave y puede contribuir de manera sustancial en esta área mediante la implantación y difusión de técnicas efectivas y de bajo costo como el secado y posterior monitorización del cereal almacenado.

En este sentido, es clave mejorar las tecnologías de procesamiento y conservación de los cereales en las regiones en vías de desarrollo. Según un estudio de la FAO, las pérdidas durante el procesamiento son mucho más altas en los países subdesarrollados (entre un 14% y un 21%) que en otras regiones más desarrolladas (<2%).

9 años para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Cuando faltan nueve años para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), es imperativo agilizar las medidas encaminadas a reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos para Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles

¿Qué podemos hacer nosotros?

Aumentar la eficiencia de nuestros sistemas alimentarios y reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos exige invertir en innovación, tecnologías e infraestructura. 

Solo así, evitaremos pérdidas cifradas en mil millones de dólares, además de los costes sociales y medioambientales. 

Trabajemos juntos para “reducir, reutilizar y reciclar” y, entre todos, conseguir un consumo más sostenible.