Cómo Gescaser le indica el nivel de llenado del silo a coste cero

Silos de cereal

Para conocer el stock de una planta de almacenaje, es imprescindible cuantificar el nivel de llenado de cada silo. En función del tipo de materia prima (cereales como avena, girasol, arroz, trigo, soja, etc.), su calidad y el nivel de llenado, podrá averiguar el capital disponible en forma de existencias. 

En muchas ocasiones, el nivel de llenado del grano almacenado se estima mediante una inspección visual. Los técnicos miden el volumen de contenido subiendo a lo alto de los silos e inspeccionando su interior. Sin embargo, además de impreciso, este método plantea serios problemas de salud y seguridad. 

Por ello, hay opciones mucho más precisas – y seguras – como la monitorización automática del cereal. 

Le explicamos cómo nuestro software CTC+ puede ayudarle a conocer el nivel de llenado y  mantener su dinero a salvo.

¿Cómo cuantificamos el nivel de llenado en Gescaser?

Los sistemas de monitorización de Gescaser, además de controlar la temperatura y la humedad del grano, también ofrecen sin coste añadido una estimación muy precisa del nivel de llenado. Esto le permite mantener control de inventarios, contabilizar costos, programar la producción, entre muchas otras necesidades.

Para cuantificar el nivel de llenado, el software CTC+ de Gescaser utiliza un algoritmo capaz de determinar qué sensores están cubiertos por el cereal y qué sensores no lo están. Además, como el CTC+ sabe la ubicación exacta de cada sensor, el programa es capaz de indicarle el nivel de llenado de cada silo.

Teniendo en cuenta esta información, si un silo de cereal tiene una capacidad de 5.000 m3 y está al 40% de su capacidad, puede saber con exactitud de cuántas existencias dispone y, por tanto, cuánto dinero hay dentro. 

¿Cómo reducimos el error de cálculo del nivel de llenado?

El error del càlculo de nuestro algoritmo es:

Algoritmo_error

Con 11 sensores en la sonda, conseguimos un error del ± 5 % de la capacidad total de almacenaje del silo.

Así que, con solamente añadir más sensores a la sonda, se puede reducir la distancia entre sensores y, por consiguiente, el error de cálculo. Una mejora que le da una información muy precisa del nivel de llenado, sin necesidad de grandes inversiones. Y es que, es mucho más económico añadir sensores adicionales que adquirir dispositivos externos para medir el nivel de llenado. 

Si por el contrario, decide adquirir un sistema externo para medir el nivel de llenado con la máxima precisión, existen los siguientes métodos:

Medición en un punto (1D): 

Se utiliza una tecnología láser para medir automáticamente, y sin contacto, el nivel de volumen en silos y otros depósitos de almacenamiento. Obtiene la información midiendo el tiempo de tránsito de un pulso de luz desde que es emitido por el transmisor hasta que es reflejado y recibido. 

En la agricultura funciona bien en muchos tipos de granos, como el maíz o el trigo. Además, al ser muy estrecho, el rayo láser se puede usar en espacios reducidos y aplicaciones difíciles. 

Aún así, este tipo de sistemas de medición en un único punto presentan diferentes errores según la ubicación del sistema de medición y la forma del grano durante el llenado o vaciado.

Medición con sensor de radar (2D y 3D): 

En pocas palabras, la medición con sensor de radar hace un mapeo de toda la superficie del silo. La distancia que recorre la onda de radar se determina por la diferencia de frecuencias entre la onda emitida y la que rebota en el material a medir.

Es una tecnología muy precisa y segura, con un error entre el ±1% y el ±5% dependiendo del número de dispositivos instalados. Ahora bien, el coste es mucho más elevado si lo comparamos con los otros sistemas. Además, para silos de diámetros grandes habrá que añadir más dispositivos, ya que el ángulo del haz no abarca toda la superficie del material con un único dispositivo.

Tabla comparativa de los 3 sistemas de medición de llenado

Tabla comparativa de los 3 sistemas de medición de llenado

Conclusión: si no es necesaria una alta precisión, con el mismo sistema de control de temperatura se obtiene la información deseada sin ningún coste añadido. 

Por ello, debe valorar si la inversión que le supone la instalación de un dispositivo externo (especialmente cuando hay múltiples puntos de medición), queda compensado con las posibles ganancias operacionales.