Almacenamiento seguro

Asegure la mejor calidad para su cereal

Conservación del cereal almacenado

En la industria agroalimentaria, garantizar la correcta conservación del cereal durante largos períodos de tiempo es muy importante para evitar su deterioro o pérdida de calidad.

¿Qué debe tener en cuenta?

El aumento de la temperatura está directamente relacionado tanto con el desarrollo de insectos como con la actividad biológica del cereal.

Insectos y hongos

Los insectos y los hongos son los principales responsables del deterioro y la pérdida de calidad del cereal almacenado. Unos niveles de temperatura y humedad altos favorecen su desarrollo. Para evitar su aparición, es importante mantener el cereal fresco y seco.

Las condiciones de conservación varían según el tipo de cereal, pero en general se puede afirmar que una temperatura por debajo de 10 ºC y una humedad inferior al 14% ofrecen unas condiciones óptimas para mantener el cereal almacenado durante un largo período de tiempo.

Control de temperatura y humedad

Para lograr las condiciones óptimas de conservación, es necesario limitar la temperatura y la humedad máxima del cereal a su recepción. La humedad recomendada para almacenar el cereal varía según el tipo y está comprendida entre el 7% y el 14%. Cuando el cereal contenga una humedad superior a este valor, será necesario secarlo previamente.

Durante el almacenamiento, las tareas de vigilancia, observación y seguimiento del cereal son fundamentales. Las sondas de temperatura y humedad de GESCASER permiten controlar con precisión la evolución del cereal, y son una herramienta imprescindible para garantizar su buena conservación.

Así mismo, el incremento de la humedad también es un indicador que puede estar ligado a la presencia de insectos, la actividad biológica del cereal o bien a agentes externos como pueden ser goteras o condensación. Para evitar la condensación, especialmente en silos metálicos, se aconseja la instalación de las sondas anticondensación de GESCASER y extractores de techo.

La ventilación del cereal

Una herramienta muy útil para conservar correctamente el cereal almacenado es la ventilación. Si el sistema de ventilación está bien dimensionado, se podrá enfriar el cereal y mantenerlo dentro de las condiciones óptimas durante el almacenamiento, evitando así el deterioro y la pérdida de calidad.

En general, la ventilación se utiliza para enfriar el cereal o mantenerlo en las condiciones óptimas de conservación. Además del enfriamiento, esta ventilación provoca un ligero secado del grano que se puede utilizar para corregir pequeñas desviaciones del contenido de humedad.

CONSEJOS:

  • Ventile cuando el ambiente sea fresco y húmedo, ya que de esta forma se producen menores pérdidas de peso debidas al secado asociado.
  • Procure que la temperatura ambiente sea inferior a la del cereal y la humedad relativa esté alrededor, o ligeramente por encima, de la humedad del aire intersticial del cereal almacenado (~65%).
  • Cuando desee secar el cereal, ventile cuando el ambiente sea cálido y seco, ya que en estas condiciones el proceso es más eficiente. Se aconseja que la temperatura ambiente sea superior a 10 ºC y la humedad relativa inferior a 65%.

El software CTC+ desarrollado por GESCASER le permite tres tipos de control de la ventilación:

ON/OFF: fuerza el encendido o apagado

AUTO: la ventilación funcionará si las condiciones del interior del silo lo requieren y se cumplen condiciones ambientales adecuadas.

Psicométrico: utiliza la psicrometría para mejorar el rendimiento de la ventilación. La ventilación se controla en función del contenido de humedad en equilibrio del cereal (EMG en inglés), y de la temperatura y humedad relativa ambiente; siempre que se cumplan condiciones programadas por el usuario.